Saltar al contenido

¿Qué es SaaS?

En la actualidad es muy común consumir servicios y acceder a aplicaciones en la web, el software como servicio (SaaS) como se le conoce, le permite acceder aplicaciones solo con la conexión a la red. Es muy probable que utilice algún servicio de correo en la web como Gmail de la empresa Google, si es así, ya ha hecho uso de SaaS. Si desea conocer acerca de SaaS como modelo de distribución de software, así como sus ventajas y desventajas, continúe leyendo este artículo.

Este modelo de distribución de software junto con la computación en la nube ha sido uno de los avances más importantes de la informática en el presente siglo. Por lo general este modelo de distribución se proporciona sobre una base de suscripción predeterminada. También existen varios servicios con este modelo de distribución a los que se puede acceder de forma gratuita.

¿Qué es SaaS?

Los sistemas de software como servicio vinculan las aplicaciones que se ejecutan en su ordenador a un servidor de la nube que se encarga del procesamiento. El usuario no tiene que preocuparse al hacer uso de estas aplicaciones del hardware y software, ya que el proveedor del servicio es el que se encarga de esto, así como de la disponibilidad y seguridad de las mismas. Las empresas o usuarios hacen uso de SaaS generalmente a través de un contrato con un proveedor de servicios en la nube. Lo que se hace es el alquiler de una o varias aplicaciones para las empresas a las cuales se accede a través de Internet.

Representación del consumo de servicios en la nube
Representación del consumo de servicios en la nube.

El software como servicio tiene como característica que el acceso y la gestión de las aplicaciones se hace a través de Internet. El usuario no debe preocuparse por problemas de infraestructura, hardware, seguridad y actualizaciones ya los proveedores de servicios son los encargados de garantizar todo lo anterior.

Ventajas

La ejecución y el procesamiento de los datos de las aplicaciones es más eficiente al encontrarse en una ubicación centralizada. Tienen compatibilidad con casi todos los sistemas operativos, ya que generalmente solo se necesita de un navegador web para acceder a las aplicaciones. La anterior característica permite usarlas sin instalar ninguna herramienta adicional.

Se reducen los costos de infraestructura, soporte y otros ya que el encargado de realizar estas es el proveedor de servicios. El servicio SaaS permite gestionar los recursos dependiendo del nivel de uso, lo que también le permite reducir los costos de contrato. La compañía proveedora del servicio es la responsable de la disponibilidad y correcto funcionamiento de la aplicación.

Los usuarios pueden acceder desde cualquier lugar a los datos e información de las aplicaciones siempre que cuenten con acceso a Internet. SaaS evita también la pérdida de información en caso de fallos en los dispositivos de los usuarios.

No se necesita la compra de una licencia para el uso de una aplicación, sino que se paga el uso de la misma por un tiempo determinado. El mantenimiento de un SaaS es mucho más sencillo que el de una aplicación tradicional, al ser centralizadas solo se requiere darle mantenimiento a una sola aplicación. Las actualizaciones solo se despliegan en el servidor y automáticamente llegan a todos los usuarios que utilizan la aplicación.

Desventajas

Al ser plataformas centralizadas un fallo de las mismas deja sin servicio a todos los usuarios al mismo tiempo. Esto hace que la disponibilidad de los servicios sea uno de los principales pilares para la fiabilidad de las plataformas.

El usuario no puede hacer modificaciones a las aplicaciones, lo que imposibilita la adición de funcionalidades y la modificación del código de fuente de las mismas. Esto ha traído varias críticas a este modelo de distribución por parte del movimiento del software libre.

El acceso al contenido no se puede hacer de forma directa ya que se almacena en los servidores de los proveedores de servicio en Intenet. Esto crea varios problemas de seguridad y privacidad, los datos le son confiados a otras empresas y no permanecen bajo el control de los usuarios.

Otro problema de seguridad de este modelo es que el mantenimiento y protección de los datos le son delegados a la empresa que presta el servicio. Esto puede comprometer la privacidad de los datos y el control de la seguridad de los datos salen del control de los usuarios.

Este modelo de distribución depende por completo del acceso a Internet, en caso de no estar disponible los usuarios no tendrán acceso a los servicios. La conexión a Internet es vital para mantener el acceso constante a los servicios contratados.

El acceso al código de fuente se dificulta en SaaS. Esto puede ser un obstáculo para los usuarios que les gusta examinar el código de la aplicación que están utilizando para buscar problemas de seguridad y sugerir mejoras. Aunque debe conocer que existen software de este tipo bajo licencia GPL que permiten la revisión del código por parte de los usuarios.


Artículos relacionados que te podrían resultar interesantes:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *