Saltar al contenido

¿Qué es un Cliente de Correo Electrónico?

Una de las formas de comunicación más extendida a nivel global es el correo electrónico. Desde el comienzo de la internet, la comunicación instantánea y segura ha sido una prioridad y uno de los elementos que mayor empeño se les ha puesto. Las ventajas de este tipo de comunicación son muy superiores a sus antiguos predecesores, como los envíos postales y los telegramas.

Facilitar y amenizar la interacción del usuario con los servidores de correos electrónico ha sido prioridad en el desarrollo tecnológico. Las herramientas más utilizadas para el envío y visualización de estos correos digitales son los clientes de correo electrónico. En este artículo te explicamos qué es un cliente de correo electrónico cómo funciona.

¿Que es un cliente de correo electrónico?

Tabla de contenidos


Cliente de correo electrónico.

Un cliente de correo electrónico es un software ejecutado por un ordenador que se encarga de recibir y enviar mensajes de correo electrónico. Estos clientes funcionan como interfaces entre el servidor de correo y el usuario. Su principal ventaja radica en que es posible almacenar los correos de manera local y poder acceder a ello aún sin conexión a internet. De la misma manera pueden ser redactados correos en modo fuera de línea y estos ser enviados una vez se establezca la conexión.

Historia de los clientes de correo electrónico

Los clientes de correo electrónico no fueron pensados para convertirse en las herramientas multifuncionales con las que contamos hoy en día. Originalmente solo eran programas simples que permitían leer los mensajes entrantes para varios usuarios que compartían un mismo ordenador.

El agente de reparto de correo (MDA por sus siglas en inglés), de conjunto con el agente de transferencia de correo (MTA por sus siglas en inglés) envían los mensajes a un “buzón” local. Ray Tomlinson fue el creador del sistema de correo electrónico tal y como lo conocemos hoy. Este emplea el mismo sistema antes descrito, pero entre diferentes ordenadores conectados a una red como internet.

Protocolos empleados por los clientes de correo electrónico.

La interacción de los diferentes protocolos empleados en la comunicación entre el cliente de correo electrónico y el servidor está orientada hacia dos factores principales: el envío y el recibo de correo. Estos protocolos marcan las políticas y reglas a seguir durante la carga y descarga de correos desde o hacia el servidor con el objetivo de preservar la integridad y confidencialidad de los usuarios.

Protocolos de cliente de correo electrónico para la recepción de mensajes.

Cuando instalamos un sistema operativo moderno, estos generalmente traen identificado cual es el cliente de correo electrónico a utilizar por defecto. No obstante, el usuario puede elegir entre utilizar este u otro. Para la recepción y descarga de mensajes desde el servidor se emplean dos protocolos distintos: POP3 e IMAP. Cada uno tiene sus ventajas y todos los clientes de correo electrónico generalmente están diseñados para soportarlos.

Protocolo de Oficina de Correo

Los clientes de correo electrónico deben ser capaces de soportar el Protocolo de Oficina de Correo POP3 (siglas en inglés de Post Office Protocol). Este protocolo es el encargado de “negociar” con el servidor la descarga hacia el buzón local de los mensajes que lleguen al servidor. Una vez que se realiza esta descarga, el servidor procede a borrar dichos mensajes.

El funcionamiento general de este protocolo es: El cliente que lo utilice establece conexión con el servidor. Luego, obtiene todos los mensajes que hayan sido recibidos, descarga dichos mensajes al ordenador como correos nuevos. A continuación, elimina dichos mensajes del servidor e interrumpe la conexión.

Para lograr este funcionamiento de manera correcta, el cliente de correo establece, a través del puerto 110 del servidor, una conexión TCP. Cuando la conexión se ha establecido comienza el envío de órdenes entre el cliente y el servidor. Primeramente, el servidor solicita la autenticación del cliente mediante un usuario y una contraseña. De ser la autenticación correcta, se comienza un estado de transacción entre las dos partes. Durante este tiempo se envían órdenes LIST, DELE y RETR para mostrar, eliminar y descargar los correos respectivamente.

La gran ventaja de este protocolo es que los usuarios con conexiones lentas o intermitentes a internet pueden acceder a sus correos sin necesidad de estar conectados. Además, la comunicación entre el cliente de correo y el servidor es bastante sencilla sin necesidad de enviar tantas órdenes.

Protocolo de Acceso a Mensajes de Internet

El Protocolo de Acceso a Mensajes de Internet IMAP (siglas en inglés de Internet Message Access Protocol) permite, al igual que POP3, el acceso a los mensajes almacenados en un servidor. Mark Crispin, fue el encargado de diseñar el protocolo IMAP, en el año 1986 como una actualización y mejora del protocolo POP3.

A diferencia de POP3, el protocolo IMAP mantiene una conexión establecida con el servidor mientras este esté disponible. De esta manera, este protocolo puede tener respuestas de actualización más rápidas descargando los correos nuevos en cuanto estos entren al servidor. Este sistema es muy útil para usuarios que maneja un gran volumen de correos constantemente.

Además, este protocolo permite el rastreo del estado de los correos. Es posible conocer si el correo fue recibido, eliminado o respondido mediante el envío de señales entre el servidor y el cliente. Esta función está disponible para varios usuarios al mismo tiempo, ya que este protocolo soporta la sincronización de los usuarios en tiempo real.

Otra característica es que mediante IMAP los usuarios pueden crear más de un buzón de entrada de correo. En la práctica, estos buzones se visualizan en forma de carpetas o árboles de carpetas. Una vez que se han creado las carpetas en el cliente de correo electrónico, el protocolo IMAP actualiza esta misma estructura en el servidor.

El protocolo IMAP ha presentado varias versiones al mercado. Entre estas tenemos IMAP2, IMAP3, IMAP2 bis, e IMAP4.

Protocolos de cliente de correo electrónico para el envío de mensajes

La mayoría de los clientes de correo electrónico emplean para el envío de mensajes el protocolo SMTP. Este uso esta tan extendido, que generalmente a los servidores de correo se les denomina “SMTP server”.

El protocolo para transferencia simple de correo SMTP (siglas en inglés de Simple Mail Transfer Protocol) fue definido en el año 1982. Este protocolo funciona totalmente en línea, teniendo la tarea del envío de mensajes entre los diferentes servidores de correo. No obstante, este protocolo posee ciertas limitaciones para la recepción de mensajes en el servidor de destino.

Para solucionar esta limitación, este protocolo es utilizado exclusivamente para el envío de mensajes, asociándose con otros, como el IMAP o POP3, para la recepción de los correos.

Otras funcionalidades de los clientes de correo electrónico.

Ficheros adjuntos

Actualmente los clientes de correo no son solo usados para el envío de mensajes de texto, además podemos enviar cualquier tipo de archivo. Ya sean imágenes, videos, documentos o comprimidos. Esto es posible gracias al estándar MIME (Multipurpose Internet Mail Extensions). Este estándar es utilizado para el envío de archivos binarios adjuntos al correo electrónico. Estos archivos no son parte del correo electrónico, sin embargo, se envía de conjunto con este.

Cifrado

Además, con el estándar S/MIME, se estableció el cifrado de los correos para proteger la privacidad de los usuarios. Generalmente un correo electrónico pasa a través de varios servidores hasta llegar al destino final. Como consecuencia queden rastros de los correos en estos servidores intermedios pudiendo ser visualizados por otras personas. Una vez que el correo se cifra ya solo es posible ser leído por el usuario al que está dirigido.

Por otro lado, también se adaptó a los clientes de correo electrónico el protocolo PGP (Pretty Good Privacy). Este protocolo se encarga del cifrado de documentos manteniendo la privacidad de los usuarios. Este cifrado es generalmente usado en hogares o centros de trabajo para el envío de información crítica o sensible.

Formato HTML

Otra funcionalidad de los clientes de correo electrónico es la de poder mostrar e interpretar el código HTLM (HyperText Markup Language) con que se halla escrito el mensaje. Esta característica generalmente está activa en los clientes de correo electrónico. No obstante, el cliente preguntará al usuario si desea recibir contenido externo o ajeno al correo electrónico.


Artículos relacionados que te podrían resultar interesantes: