Saltar al contenido

Internet de las Cosas (IoT). Todo lo que necesitas saber

internet-of-thinks

Vivimos en un mundo interconectado, donde los avances tecnológicos son imparables. Años atrás soñar con la autonomía de los objetos que utilizamos a diario era una utopía. Sin embargo, en la actualidad, gracias al Internet de las Cosas, también conocido como IoT (Internet of Things), estos sueños se han convertido en realidad. En este artículo te hablaré sobre este apasionante tema.

¿Qué es el Internet de las Cosas?

El Internet de las Cosas, en su definición técnica, es la agrupación e interconexión de dispositivos y objetos a través de una red permitiéndoles ser visibles e interaccionan entre sí. Estos objetos pueden ser de cualquier tipo, desde sensores y dispositivos mecánicos hasta objetos de la vida cotidiana como el frigorífico.

Con la IoT se pretende conseguir una relación más estrecha entre nosotros mismos y los objetos que nos rodean. El ejemplo más conocido y sencillo es el de la casa del futuro. Un hogar en el que la climatización se ponga a funcionar poco antes de que lleguemos a ella, o donde el frigorífico sea capaz de analizar los productos que tiene dentro y hacer él mismo la compra online por Internet.

termostato

Esta automatización de los objetos que nos parecía ciencia ficción, en nuestra actualidad ya es posible. El Internet de las Cosas está haciendo que el mundo que nos rodea sea más inteligente y más receptivo, mezclando los universos digitales y físicos.

Un poco de historia

El término “Internet de las Cosas” fue acuñado en 1999 por el empresario Kevin Ashton, quien es uno de los fundadores del Centro Auto-ID del MIT. Él formaba parte de un equipo que descubrió cómo vincular objetos a la Internet a través de una etiqueta RFID (Identificación por Radio Frecuencia).

Sin embargo desde mucho tiempo antes el concepto de los dispositivos o máquinas conectados ya se estaba usando. Por ejemplo, ya se comenzaba a conectar las máquinas desde que se crearon los primeros telégrafos eléctricos a finales de la década de 1830. También en las transmisiones de voz por radio, las redes inalámbricas (Wi-Fi), y el software de control de supervisión y de adquisición de datos (SCADA).

Posteriormente en 1982, una máquina modificada de Coca-Cola en la Universidad Carnegie Mellon se convirtió en el primer aparato inteligente conectado. Utilizando la red Ethernet local de la universidad los estudiantes podían saber qué bebidas había en existencia y si éstas estaban frías.

En la actualidad, vivimos en un mundo donde hay más dispositivos conectados a la IoT que seres humanos, contribuyendo a mejorar nuestro trabajo y vida.

Dispositivos o “cosas” IoT

Prácticamente cualquier cosa o dispositivo que se conecte a internet puede convertirse en un dispositivos IoT. Puede ser un termostato, una cerradura o incluso una bombilla. En nuestros días es raro encontrar algún objeto que no permita conectarse a Internet y por tanto pasar a formar parte del IoT. Sin embargo, dentro de esta diversidad de dispositivos existen clasificaciones, a continuación te menciono algunas.

SENSORES INTELIGENTES (SMART SENSORS)

Existen diversos dispositivos que permiten captar o medir la temperatura, posición, cantidad de luz, gases, etc. A estos dispositivos IoT orientados a la captación se les reconoce como Sensores Inteligentes. Además de obtener el valor del parámetro físico que miden, pueden hacer otras muchas funciones.

sensor-inteligente-oxigeno

El uso de sensores en la industria es vital para conocer el estado de los procesos y poder implementar la automatización y el monitoreo de los datos a lo largo del tiempo.

ETIQUETAS INTELIGENTES (SMART TAGS)

Las empresas necesitan obtener la trazabilidad e inventario de sus productos y para ello se basan en el uso de etiquetas. En la actualidad se utilizan las etiquetas inteligentes o smart tags.

Las etiquetas inteligentes funcionan a través de radiofrecuencia (RFID). Este es un sistema que consta de dos partes: el chip donde se guarda la información sobre el producto y una antena que transmite dicha información. Además, son necesarios los lectores o scanners para obtener la lectura de la información que contiene la etiqueta. 

La principal ventaja de las etiquetas RFID es la de poder disponer de una información mucho más detallada y rápida. Gracias a esto las empresas pueden hacer inventarios mucho más fiables.

WEARABLES

Los wearables son dispositivos electrónicos que podemos llevar en alguna parte de nuestro cuerpo. Tienen la capacidad de obtener o mostrar información, interactuando de forma continua con el usuario. Para ello utilizan una interfaz de comunicación inalámbrica bidireccional (normalmente Bluetooth). Esta interfaz les permite conectarse a Internet a través de otro dispositivo, normalmente un teléfono inteligente.

smart-watch

La producción de wearables es cada vez mayor y diversa. Abarca desde relojes inteligentes, zapatillas deportivas con GPS y pulseras o bandas que controlan nuestro estado de salud. Por ese motivo, el número de dispositivos no para de crecer, y prácticamente podemos encontrar uno para cada parte del cuerpo.

Utilidades del Internet de las Cosas

Esta nueva tecnología todavía no se ha insertado del todo en la población de forma general. Sin embargo, brinda una serie de beneficios y utilidades en diversos sectores que te menciono a continuación:

  • Industria de la manufactura: Se utilizan sensores avanzados para la IoT en máquinas de fábricas o anaqueles de almacenes, los que junto con analítica de Big Data, pueden prevenir defectos e interrupciones. También permiten maximizar el desempeño del equipo, recortar costos de garantía y elevar la producción.
  • Transporte y logística: La tecnología IoT permite el control y monitoreo de vehículos, flotillas y otros activos móviles conectados en tiempo real. Lo que tributa en mejorar la calidad del servicio, reducir las interrupciones e incrementar la satisfacción del cliente.
  • Salud: La tecnología de IoT captura el streaming de datos en tiempo real de la Internet de las Cosas Médicas (IoMT). El análisis de estos datos permite la creación de diagnósticos y planes de tratamiento precisos. Además mejora la seguridad y los resultados de los pacientes.
  • Gobierno: Las aplicaciones para IoT se utilizan para intentar resolver muchos problemas del mundo real como el congestionamientos de tránsito, participación de la ciudadanía y seguridad pública. Además en las ciudades inteligentes se incorporan sensores de IoT para el control del alumbrado público, medidores de agua y señales de tránsito.

Futuro del Internet de las Cosas

El Internet de las Cosas ha llegado para transformar nuestra vida y abrir un mundo de posibilidades no solo para las industrias sino también para los consumidores. La empresa analista de tecnología IDC predice que en total habrá 41.600 millones de dispositivos o “cosas” IoT conectados para 2025. También se espera una fuerte adopción por las personas de dispositivos portátiles y domésticos inteligentes en un futuro a corto plazo.

La firma de análisis y consultoría de mercado Forrester Research pronosticó que el 2021 será el año del despegue de IoT. En el sector de la Salud se espera un gran crecimiento, la COVID-19 provocó un aumento sustancial de las inversiones en transformación digital, según los analistas. Los dispositivos y sensores remotos para evaluar la salud de los pacientes en casa se han convertidos en casi imprescindibles.

Además, el futuro del Internet de las Cosas estará vinculado al auge de las redes 5G. Gracias a la gran velocidad de conexión que brindan estas redes se podrá controlar dispositivos a distancia, generar movimientos, etc. Por lo que se avizora un futuro interesante y prometedor.


Créditos de imágenes: Pexels y Unplash


Artículos relacionadas que te podrían resultar interesantes: